Blogia
... Israel & sus paranoias ...

* la reflexión del día *

The depths of my soul (part one)

Sometimes I have these strange flashes of inspiration where every concious activity turns into mechanical for a long while. My head or rather, my soul, starts pumping out feelings, which once worked by my mind become thoughts to be finally translated into words.


Unconciously everything ceases until I am done. While the transparent process of thinking is on, I keep there staring at the infinite with my eyes looking but not watching anything, just showing a lost look. Random words keep building sentences in my mind which later I feel obliged to transcribe. I get access to the depths of my soul, where the most subtle feelings reside, as any good shrink would do in his sessions. I really know how to enter into such moments. Just a trigger is needed and it can be everything which stimulates my senses: what I saw, what I thought of, what I felt or even what I heard. I think they started on my early days at the university where I had plenty of time to ponder my own life’s philosophy. There was a time not that far, nearly two years ago, when they happened very often and achieved their climax and as I was getting used to them I realized their dangerous side. They lasted about a whole year, which turned to be my most prolific time, but being associated to an unrequited love made them almost disappear as my love flame vanished. Nowadays they show up once in a while to remember me I cannot forget them so easily. The contents of what I discover are rarely new though. However sometimes they keep scaring me.


As I analyze these contents I realize they are the very bottom of my soul, the core of my currently torn personality, the furthermost step that a shrink would achieve if he treated me. The results of living a life that I cannot leave behind. The consequences of a never fullfilled philosophy which is tearing up. I take most of the blame because at the end it was me who build up that philosophy out of myself, my childhood, my parents and every other factor that shapes us. However I do know what, or better said who, was the millstone tied into my neck for such a long time. She doesn’t even deserve to know. Maybe it was my fault too for being a hopeless romantic. That was the time when I just wanted to be thrown into the sea and sink together with that millstone of mine.
When your life’s philosophy, the one you always believed to be right and always trusted, trembles everything seems to fall apart. Seeking a way out is urgently required. Not that easy though.


I feel like a rat in a cage with no way out. Well even that would be easy because knowing there is no choice that really matters prevents you from doing anything other than living. It is even worse, I feel like a hamster which has grown old waiting in a maze with many different ways to explore but unable to make a decision. Left or right? Front or back? Always wondering unconfident if he would we able to accomplish and surpass next steps. Luckily, there is always that poisonous piece of cheese which ends it all. The very last option.
I cannot blame others for how I am. They say one cannot blame “life” either.

... all this was the result of one of these flashes ... more to come soon ...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Olvidando el destino

A menudo solemos compadecernos de las personas mayores cuya edad o enfermedades, en los peores casos, les hace olvidar, con una facilidad pasmosa, sucesos acaecidos recientemente. Asombroso nos parece, sin embargo, que recuerden con gran clarividencia detalles de su propia infancia sumamente lejanos en el tiempo.

Diariamente todos, con la excepción de aquellos que tienen las facultades mentales mermadas, seguimos el mismo proceso de olvido aunque, a diferencia del grupo de personas anteriormente expuesto, lo efectuamos de una forma selectiva. Precisamente esa clase de olvido es el motivo único y exclusivo de esta reflexión. Aquí se acaba nuestra compasión por los olvidadizos involuntarios y es cuando deberíamos saltar de júbilo y alabar las bonanzas de una mente imperfecta cuyo proceso cognitivo permite trasladar realidades dañinas a planos posteriores, que por su situación, carecen de efectos directos en nuestra vida. Tal acción deliberada reporta a nuestra vida lo mismo que un ataque de ansiedad a nuestro cuerpo: el estallido, la esperada liberación, el punto y aparte, un no va más, el hasta aquí aguanto. Tras el trance se renace cual ave Fénix decidida a obviar concienzudamente aquello que se interpuso en su vida. “Olvida, olvida … que algo queda” podría decir algún cínico parodiando la popular frase de Goebbels. Es cierto, esos planos mentales posteriores, donde arrojamos lo que dejó de sernos útil para vivir, siguen siendo accesibles tanto real como oníricamente. Simplemente varió la frecuencia de acceso, la voluntariedad y la necesidad de rebuscar en ellos.
Curiosa transformación que resulta en que: ¡El olvido otorga vida! Revivifica al que lo toma por amigo y evita mortificaciones innecesarias.

No. En absoluto. Esta disertación no conlleva para nada un trasfondo amoroso. Más bien: aterrador, necrológico, mortal. ¿Qué sino el olvido nos permite vivir con una aparente e hipócrita despreocupación obviando nuestra fragilidad e ignorando, por ejemplo, que


- Hace un año fue el hermano de 22 años de un amigo
- Ayer la cuñada de 36 años de un conocido
- Mañana puede ser alguien más cercano
- Pasado mañana puedo ser yo

… los que dejemos de existir?

Es cuestión de luces

Es curioso como ciertas actitudes permanecen en la población como si estuvieran grabadas sobre la piedra de nuestras mentes. Se halla el gobierno español dirimiendo la viabilidad de adoptar una medida para reducir los accidentes de tráfico, a saber: el uso de las luces de cruce las 24 horas del día. Dicha medida, de la cual siempre me he mostrado partidario se lleva aplicando hace décadas en países nórdicos entre otros países del mundo con buenos resultados.

Se esgrime que en España no es necesaria pues gozamos de mucha más horas de luz que en otras latitudes. Esa no es la cuestión. La cuestión no es cuanto vemos nosotros sino ser vistos por otros conductores. Incluso en días de verano con el sol cayendo de pleno sobre la carretera y con una visibilidad excelente se hace dificil en un adelantamiento divisar si viene alguien a lo lejos y mucho más dependiendo del color del vehículo que se aproxime. El simple hecho de llevar las luces encendidas facilita muchísimo dicha labor. Por no hablar de esas miradas de reojo antes de efectuar un adelantamiento para darnos cuenta que tenemos a un vehículo en el ángulo muerto. Las ventajas a nivel de seguridad vial son muchas.

Si finalmente se aprueba la medida mucha gente va a tener que cambiar el chip y dejar de hacer el clásico y consabido gesto con las manos (cerrarlas con los cinco dedos unidos y abrirlas en varias ocasiones). Haced la prueba de llevarlas encendidas un tiempo y contad cuanta gente os lo recuerda/recrimina. A mi personalmente me molesta bastante. ¿Qué pasa? ¿Se gastan más? ¿No son mis luces? ¿No es mi coche? ¿No conduzco yo? Aun suponiendo que se me hubiera olvidado apagarlas tras salir de un túnel ¿son un peligro?¿acaso van a causar un accidente? Me pregunto de donde habrá salido la manía de recordarnos que llevamos las luces encendidas. Supongo que antiguamente si te las dejabas encendidas corrías el riesgo de quedarte sin batería si olvidabas apagarlas pero hoy en día todo coche medio que se precie lleva un avisador acústico que hace las veces de recordatorio.

Lo dicho, en cuestión de luces: algunas personas tienen muy pocas. Al final, como en tantas otras ocasiones, una ley tendrá que regular lo que el sentido común y los estudios llevan tiempo confirmando.

Semana infame ... el IV Cinturó se hace notar

Semana infame ... el IV Cinturó se hace notar

Ver imagen

 

 

Años de protestas, quejas, manifestaciones en su contra no han servido para dar al traste con un proyecto cuyos inicios remontan al año 1966. Se le han ido dando nombres distintos IV Cinturó, Autovía Orbital, B-40 al mismo perro: una autovía de dos carriles por banda (tres en algunos tramos) que uniera Vilafranca del Penedés y Mataró a través de Abrera, Olesa, Terrassa, Sabadell y Granollers con el objetivo de liberar de tráfico a la AP-7 y autopistas colindantes. Finalmente este futuro monstruo de hormigón ha hecho su aparición en Terrassa. Al norte, cerca de la carretera de Rellinars pueden verse los primeros movimientos de tierra que acabarán dilapidando el magnífico entorno del que muchos hemos disfrutado durante años además de afectar a la tranquilidad de los ciudadanos.

Estudios presentados en su contra demuestran alternativas más eficaces y menos agresivas a dicha construcción. Han sido en balde. No es cuestión de ser un "nimby" . Sencillamente estamos destruyendo el territorio en pro del "progreso". ¿Cual será el impacto real? ¿Solucionará realmente los problemas de mobilidad o simplemente los trasladará? ¿Pondrán barreras acústicas? ¿Será una autovía ecológica? Faltan 21 meses para que el tramo Viladecavalls-Terrassa de 4.9 km se construya. Hasta entonces no podemos hacer nada más que lidiar y rezar para que el impacto sea el menor posible.

 

Sobre las necesidades del ser humano


Tras haber tenido un encuentro muy cercano con las miserias de África y las condiciones de vida de Etopía en particular (4,6 millones de niños para ser dados en adopción, 36 y 38 años de esperanza de vida femenina y masculina, familias con muchos hijos imposibles de atender, orfanatos cuyos jefes se enriquecen y malcuidan a los niños y un largo etcétera) me vino una reflexión a la mente sobre el ser humano y la lucha por suplir sus necesidades vitales.

“Googleando” sobre el tema de las necesidades humanas hallé un curioso gráfico llamado la pirámide de Maslow (que preside este escrito) en honor a su creador Abraham Maslow donde establece la escala de necesidades que los humanos buscamos satisfacer.
En esta pirámide se reflejan:

-Necesidades fisiológicas básicas: comer, beber, dormir, tener un hogar. Son las primeras que buscamos satisfacer.

-Necesidades de seguridad: sentirse protegido y sentir que esa protección actúa sobre los demás también.

-Necesidades sociales: sentirse querido, amado por otros.

-Necesidad de ego: consiste en percibir la valoración positiva de otras personas.

-Necesidad de autoestima: es por ella por la que el ser humano se siente necesitado a hacer trabajar por aquello que lo hace diferente, el escritor siente necesidad de escribir, el pintor de pintar, etc.

En Europa tenemos la suerte de vivir en países desarrollados y estadísticamente la mayoría perteneceremos a una clase media que no verá puesta en duda su existencia diaria, tendrá un trabajo más o menos digno (o en su defecto podrá cambiarlo), dispondrá de un hogar confortable (con su consiguiente hipoteca: sí, es la lacra de la sociedad española actual aunque por poco tiempo según el Financial Times), y además podrá permitirse el lujo de dedicar buena parte de sus recursos al ocio en su versión fin de semana o bien en los períodos vacacionales. Nuestras necesidades fisiológicas básicas para la gran mayoría están bien resueltas.

Sobre la seguridad, en general, vivimos seguros salvo oleadas de crimen y su repercusión en los medios informativos de masas. Este tipo de necesidades estan cubiertas aunque es posible mejorar.

De aquí en adelante la pirámide se vuelve una utopía. Las necesidades sociales son las que más se dejan de banda en las sociedades tecnológicas, ultramodernas, en las que estamos instalados. Acostumbrados a convivir con máquinas nos tratamos unos a otros de la misma manera. No queda tiempo para los sentimientos, poco tiempo para tenerlos y mucho menos para mostrarlos. Prueba de ello es que iniciativas como la Free Hugs Campaign (Campaña de abrazos gratis) ha triunfado en todo el mundo. ¡Qué triste es que haya de hacerse una campaña para concienciar al ser humano de la necesidad de demostrar afecto!
Yo, por si acaso hace tiempo me compré una en Estocolmo con el texto “KRAMA MIG” (abrázame).

Fallando tan claramente este escalon de la pirámide el resto son inalcanzables. Nadie valora a nadie y si lo hace no lo demuestra/manifiesta claramente. Con lo cual la necesidad de ego personal de unicidad de una persona se ve truncada y ello puede repercutir en la autoestima que lleva a esa persona a destacar por lo que vale.

La sociedad necesita una revolución sentimental que deje de lado concepciones antiguas sobre la heterosexualidad de los hombres sentimentales y la hipersensibilidad de las mujeres sensibles. No se trata simplemente de abrazar a desconocidos porque nos lo ofrezcan. Toda revolución empieza de forma discreta y silenciosa. ¿Tienes amigos? ¿Seres queridos? … ¿A qué esperas para empezar tu revolución? Actúa. Demuéstrales lo que significan para ti. No eludas los piropos sinceros. Destácales aquello en lo que tienen un valor especial. ¿Qué puede pasar … que se contagien de tu revolución particular? Vuelve a pensar en Etiopía. Allí por desgracia su mayor preocupación es sobrevivir. No pueden dedicarse a pensar en si tienen amor cuando el estómago ruge de hambre. Recuerda: uno y uno hacen dos y así hasta un millón.


Israel

 

P.D: Como siempre vuestros comentarios al respecto son bienvenidos.

El mundo de los sentidos

El mundo de los sentidos

Todo lo que nos rodea entra pasa a interactuar con nosotros a través de los sentidos y sus correspondientes órganos sensoriales. Han pasado muchos años desde que Aristoteles hablara de los cinco sentidos por excelencia, a saber: vista, oído, gusto, olfato y tacto. Hoy en día los científicos hablan de hasta nueve: termocepción (percepción del calor), nocicepción (percepción del dolor), equilibriocepción y propiocepción. Con lo cual el tan proclamado sexto sentido debería pasar a llamarse décimo.

Sea como sea el caso es que la mayoría de las personas desarrollamos mucho más un sentido que otros. Eso sucede en las personas ciegas y su habilidad para discriminar la procedencia de sonidos, en las personas sordas y su habilidad para la lectura labial o gestual. Aun fuera de casos extremos de carencia de un sentido todos tenemos uno o varios sentidos superdesarrollados. De ahí decimos que hay personas con una vista de lince, un olfato de sabueso, etc, comparándolas así con animales que tienen mayor virtud especifíca en dichos sentidos.
En mi caso tras muchos años he descubierto que mi mejor sentido es el olfato. Soy capaz de identificar la presencia de sustancias que me gustan o disgustan entre multitud de olores. Me encanta la aromaterapia y tan sólo con ponerme un poco de colonia me cambia el ánimo. Cuentan mis padres que de pequeño iba gateando oliendo los pies de la gente y hacía lo mismo con la comida antes de metérmela en la boca ... así que parece que ya estaba entrenando. Hoy en día he abandonado alguna de esas prácticas :D pero sigo prestando mucha atención a cómo huelen las cosas y las personas. Entre los olores que detesto estan principalmente el del vinagre y el del tabaco. Entre los que me encantan hay muchísimos más asociados a flores, colonias, champús, plantas, etc.

 

¿Habéis descubierto ya cuál es vuestro sentido más desarrollado? 

Cualidades universales del apareamiento

Me conecté ayer como otro día cualquiera para leer (sic) mi correo de Hotmail y apareció a la derecha el típico banner destinado a la publicidad. En esta ocasión lo ocupaba un anuncio de Match.com, portal dedicado a la búsqueda de pareja y de amigos (sinceramente creo que es exclusivamente a lo primero), donde una tal Marta de 26 años, que supongo será un perfil irreal, anunciaba al mundo sus preferencias: "Busco un chico romántico, sincero y que me quiera".

Simplemente la lectura de esa frase me hizo reflexionar, de ahí que internamente me viera obligado a redactar este escrito. 

La reflexión no va dedicada en sí a las preferencias de cada uno a la hora de buscar amigos o pareja pues muchas veces estas son incluso difíciles de saber por uno mismo. Más bien va dedicada a la concepción que cada uno tiene de sí mismo y su consiguiente descripción. Y es que hay cualidades que parecen universales.

Cuantas veces hemos oído a gente definirse como: sincera, comunicativa, romántica y otro sinfín de estereotipos anhelados en la pareja soñada (todo ello decorado a veces previamente con un "muy"). La verdad, no es muy IN, definirse uno mismo como tosco, reservado, etc. Lo peor no es hacer gala de poca originalidad: es que la mitad de veces no corresponde con la realidad. Generalmente falta el baremo con el cual comparar si esas aseveraciones tienen algo de verdaderas. ¿Sincero/a comparado con quién? ¿Comunicativo/a a qué grado? ¿Romántico/a como Romeo o como Casanova?

Así que la próxima vez que alguien se os describa. No os quedéis sencillamente ensimismados con las palabras. Id al trasfondo. Averiguad qué hay realmente tras esas cualidades universales del apareamiento que todos decimos tener. 

Sobre la eutanasia

Sobre la eutanasia

Ayer escuché en un espacio llamado “La ruta del salmó” dentro mi programa radiofónico habitual del cual ya he hablado otras veces en este blog una historia sobrecogedora que me hizo reflexionar otra vez sobre la muerte.
Habían compartido sus vidas durante 7 años cuando repentinamente un día ella tuvo un fallo en el corazón. Consiguieron reanimarlo y que volviera a latir sin embargo ese fallo se repitió unas cuantas veces más en los siguientes días y acabó por provocarle daños en el cerebro irreversibles. Ella lleva dos años y medio en coma, no necesita ayuda de ningún tipo para respirar, simplemente su cerebro no existe ni volverá a hacerlo. Él sigue yéndola a visitar periódicamente pese a haber rehecho su vida, sin embargo, le es imposible cerrar definitivamente esa etapa. Ella jamás escribió un testamento ni un documento de voluntades anticipadas lo cual complica más aun la situación. Él se ha planteado la eutanasia (aunque en España no es legal) pero entiende que los padres y familiares de ella no lleguen ni a plantearsela y él mismo es incapaz de proponérselo.
La historia es realmente trágica. Si quereis escucharla en catalán es la correspondiente al 9 de enero.

A mi me ha llevado a meditar sobre la eutanasia. Es curioso la etimología de esta palabra. Procede del griego “eu - tanatos” y significa buena muerte. Sólo es aplicable a cuando la otra persona ha expresado claramente su voluntad de dejar de vivir bajo ciertas situaciones adversas. A diferencia de eso existe el llamado “homicidio por compasión” que es cuando alguien deja morir a una persona que no puede decidir ni ha decidido previamente qué hacer con su vida si se presentara tal situación.
A los seres humanos lo que nos diferencia claramente de las plantas es nuestra capacidad de pensar, tomar decisiones, movernos por el mundo, sentir y demostrar a otros lo que sentimos. Si nos quitan eso no somos más valiosos que cualquier árbol excepto por los sentimientos que otros puedan tener hacia nosotros. Si un día soy incapaz de poder hacer todas esas cosas ya no estoy viviendo ¿de qué me sirve entonces existir? ¿de qué sirve ser una carga a otros? ¿de qué sirve tener a otros sufriendo por ti? Si llegara el día, esperemos que no, en que me hallara en esa situación y hubiera la legislación adecuada espero que la gente recuerde que abogo por la eutanasia tras un tiempo prudencial y haber comprobado que mi estado es irreversible. A mí no me afectaría en nada pues ya haría tiempo que dejé de vivir. A mis amigos y familiares les serviría para poder dar por finalizado un periodo de duelo y rehacer su vida. De las personas nos quedan los recuerdos que nos dejan cuando mueren. Si han sido personas normales de las que calificaríamos como “buenas” nos quedan buenos recuerdos. De lo contrario nos quedan malos. Preferiría que me recordaran por lo que fui y la huella que dejé que no por el estado deplorable en el que me hubiese encontrado durante tiempo.

En cuanto al tema legislativo es cuanto menos curioso que se tarde tanto en dar una solución adecuada. Solo países como Holanda y Bélgica (cómo no) se han atrevido a abordar el tema de manera progresista. Se me ocurre una paradoja interesante: alguien que quiera suicidarse y se tire al tren pero falle en el intento y quede en coma irreversible y permanentemente conectado a máquinas que hagan sus funciones vitales. El deseando morir, los médicos salvándole la vida en contra de su voluntad.


Cómo escribiera Milan Kundera en su obra “La Inmortalidad”: ”Siento luego existo” es una verdad de validez mucho más general que “Pienso luego existo” y se refiere a todo aquello que vive. En este caso me hago eco de sus palabras y las tomo como mías propias.

 

Israel @ BCN 10-01-2007

Cambio en los tiempos --> Tiempo de cambios

En ocasiones nos aferramos a cosas que creemos importantes por miedo a que un cambio demasiado radical en nuestra vida nos deje desorientados. Recuerdo en la época en la que vivía en Suecia cómo buscaba con el pensamiento aquellos actos cotidianos, aquellas cosas particulares, aquellas personas especiales que me hicieran desear volver a casa.
Quehaceres cotidianos y triviales de mi vida en Barcelona se tornaban en eventos importantísimos que anhelaba poder volver a realizar. Me viene a la mente el ejemplo de mis partidos de futbol de los lunes. ¡Cómo los echaba de menos! Me parecía imposible vivir sin ellos.
Lo mismo sucede con los amigos, deseaba poder volver a estar con ellos, pasar tiempo juntos, visitar lugares, salir de marcha, etc. Todo aquello entonces tenía un gran valor simbólico para mí.
Y sin embargo todo cambia y uno se da cuenta de que puede prescindir de cosas que antes eran casi vitales y que sucede exactamente lo mismo con casi todos los amigos existentes y puede reducirse el círculo a un escaso par.
La cuestión es preguntarse cual es la razón de ese cambio. En las cosas tangibles, actividades y demás sencillamente es que quedan relegadas a un segundo plano. Surgen actividades nuevas, las viejas se tornan insignificantes y pierden toda la importancia que antaño tuvieron. En el caso de las personas suele suceder que poco o mucho todas acaban realizando su propia vida y entonces es uno el que suele pasar a otro nivel de importancia en las vidas de dichas personas.
Echando la vista atrás pienso que quizá me equivoqué al aferrarme a dichas cosas para retornar a mi tierra, con los míos. Quizá una mala elección del país de destino a nivel climático hizo el resto. Me invaden otra vez las ganas de irme de aquí, de desaparecer de la vista de todos. De pasar definitivamente al olvido de todos aquellos que yo nunca olvidé a pesar de la distancia.
Quizá entonces no estaba preparado para vivir solo. Simplemente sé que hace un par de años empece con estos mismos sentimientos, los fui madurando y acabe yéndome por tres meses. ¿Quién sabe cuanto madurarán ahora? Esta vez puede que sea un período mayor. Quien sabe si para siempre. Quizá jamás maduren …. hay tantos factores influyentes.

“No sé si quedan amigos, ni si existe el amor … si puedo contar contigo para hablar de dolor”

 

Israel  @ BCN (19/11/2006) 

Todos necesitamos una abuela

Pocos días atrás conversando con una amiga sobre su inminente viaje al extranjero para visitar a sus familiares cercanos que dejó al otro lado del charco hace más de 7 años me di cuenta de lo mucho que puede influir el estar lejos de las personas queridas, especialmente de los abuelos y abuelas. Ello me llevó a meditar en lo usual que es que no valoremos algo hasta que lo perdemos. Además me percaté de cuanto ha cambiado el mundo en un par de generaciones.

Mis abuelos paternos
Mi abuelo paterno murió de cáncer de pulmón en 1983 cuando yo apenas contaba con 3 años de edad. Mis recuerdos de él se limitan a las escasas fotografías que conservamos.
Mi abuela paterna vive todavía y posee una salud envidiable descontando algunos problemas de huesos. Como inmigrantes almerienses llegaron a Catalunya con escasas pertenencias en la decada de los 60 cuando esta tierra de acogida se hallaba en plena revolución textil. Aquí encontraron las posibilidades de subsistencia que allí no hallaban. Toda una vida dura dedicada al trabajo para sobrevivir primero a la posguerra y luego a 40 años de dictadura. Aprendió a leer y escribir con cierta edad y motivada por sus ganas de hablar de sus creencias al resto de personas. Entre sus particularidades está el hecho de que siempre tiene dichos, refranes o chascarrillos para todo y que los rescata de su memoria en el momento adecuado gracias a la diligencia de su padre en enseñárselos. Esos dichos de los cuales mi padre recuerda una ínfima parte y yo aún menos son un vivo ejemplo de cultura transmitida entre generaciones que acabará por perderse. Es una mujer feliz y alegre que siempre tiene una canción preparada para tararear y que pese a quedarse viuda joven supo rehacer su vida y enfocarla de una manera adecuada. Eso sí, no se le caerá la casa encima pues rara vez está en ella. En ocasiones, bromeando, le decimos que queremos una audiencia o que nos de cita para algún día y así ahorrarnos viajes en balde. Ella es mi abuela con la que hablar de cosas profundas, con ella puedo destapar mi tarro de las esencias y contarle lo que me preocupa. Es la abuela consejera, la abuela práctica, la abuela que para todo tiene una solución: su solución. Pesé a gozar siempre de una salud de hierro últimamente anda un poco pocha y es que los años y el castigo que ellos traen no pasan en vano. Por ello y aprovechando que actualmente estamos muy unidos …. es el momento de estar cerca suyo, de que note la presencia de su nieto, de que le devuelva tanto cariño mostrado, tantos caramelos regalados con los años, tantos regalos inesperados, tantas horas dedicadas a mi cuidado y al de mi familia, tantas comidas preferidas preparadas con tan buen hacer … es el momento, más que nunca, de mostrarle cuanto la quiero.


Mis abuelos maternos
Mi abuelo materno falleció en 1992 tras una larga vida de enfermedad. Me acuerdo perfectamente como me abracé a la almohada para apaciguar el llanto la noche de agosto en que recibí la noticia de su muerte. Una vida de sufrimiento por una enfermedad, y sus posteriores complicaciones, contraída al beber agua en mal estado durante el servicio militar. Una vida confinado en casa, sin fuerzas mayores para hacer grandes viajes. Puedo verme sentado en su falda y con el volante de un Seat 1430 verde matrícula (B-AB) entre mis manos ,cuando yo apenas tendría 7 años, preparandonos para dar una vuelta a la manzana o aparcar el coche en el parking. ¡Cuanto valor tienen esos recuerdos que permanecen indelebles en la memoria pese al paso del tiempo! Sólo recordarlos me pone la piel de gallina y pone a trabajar mis lagrimales. Recuerdo también nuestras charlas sobre futbol pues ambos éramos apasionados del F.C. Barcelona. Al fallecer él, me dediqué durante años a coleccionar recuerdos de los títulos o partidos importantes con la esperanza de dejárselos ver algún día. Aún hoy conservo esa carpeta llena de recortes de periódico, pegatinas, coleccionables, etc. A veces tengo la sensación de que habríamos compartido tantas cosas si no hubiera muerto. Cuando uno tiene 12 años tiene poca vida tras de sí y por lo tanto poco de qué hablar y pocas ideas de cómo hacer cosas por los demás. Ahora que las ganas y la presteza estan presentes, falta él. Se fue una gran persona, y se fue la única persona en la vida de mi abuela.
Mi abuela materna y su familia son inmigrantes murcianos que vinieron en busca de una vida mejor, huyendo del hambre y del trabajo mal pagado en el campo. Siempre recuerdo y le hago recordar las innumerables veces que ha mencionado como tenían que comerse las cáscaras de plátano y naranja tras la guerra. Consiguieron salir adelante, pese a sufrir reveses como la pérdida de familiares en las famosas riadas de 1962 y la marginación de una Catalunya de aquel entonces poco acostumbrada a las migraciones en masa. Se conocieron y se casaron pese a que una parte de la familia de mi abuelo no estaba de acuerdo en que se casara con una “castellana”. Es curioso ahora, tantos años después, mi abuela murciana habla exclusivamente y por voluntad propia catalán o su propia mezcla de catalán y castellano. Sin tiempo para ir a la escuela cuando era su momento aprendió a leer de mayor gracias a la insistencia y perseverancia de mi abuelo. Cuando supe esto me pareció un acto de amor enorme: sacar a tu pareja del analfabetismo es abrirle las puertas a un mundo diferente. Fuerte de salud y de ánimo se las ha ingeniado para sacar adelante a tres hijos y un marido enfermo. Hace unos 10 años, decidimos llevarnosla de viaje a Galicia para nuestras vacaciones de verano y me sorprendió saber que mi abuela jamás había salido de vacaciones a ningún sitio ni cerca ni lejos. ¡Es increíble pensar que yo he recorrido media Europa y ella ni tan sólo ha tenido la posibilidad de aprender a situar los países en el mapa, ni mucho menos viajar a ellos!
Me pregunté: ¿Cómo se puede vivir así? Tan limitado. Tan dedicado a lo que te rodea. Tu casa, tu familia, tu barrio … o como mucho tu ciudad. Y lo que es mejor aún: ¿Cómo se puede vivir así y ser feliz? ¿Qué me llevaré yo de este mundo que ella no se lleve? ¿Más conocimiento? ¿Más viajes? ¿Más ambiciones cumplidas? … ¿Quién habrá sido más feliz?
Ahora últimamente que su salud mental está empeorando es cuando más cuenta se da uno que lo único que importa en esta vida para con los demás no es cuanto sepas, ni cuanto tengas, sino cuanto hayas dado a otros, cuanto te hayas ofrecido para ayudar, cuanto te aprecien los demás y qué clase de nombre tengas para con ellos. Cómo dijo el bíblico rey Salomón en el libro de Eclesiastés 7:1: “Mejor es un nombre que el buen aceite, y el día de la muerte que el día en que uno nace”.
Eso es lo que yo he podido observar en mi abuela, quizá porque he convivido con ella en años en los que he estado sumido en reflexiones profundas sobre el devenir de la vida. Actualmente hay momentos en los que repite las mismas cosas cada pocos minutos, síntoma quizá de una afectación por Alzheimer aun por diagnosticar. En ocasiones uno se enfadaría pensando en que ya basta de tanta repetición. Me paro un segundo y pienso en que ella sería la primera interesada en estar bien, que lo hace inconsciente e involuntariamente, que peor es su pena de ver como deja de ser la mujer que era …y que estos son los momentos que tengo para disfrutarla mientras su estado no empeore demasiado. Es el momento de estar cerca suyo, de que note la presencia de su nieto, de que le devuelva tanto cariño mostrado, tantos caramelos regalados con los años, tantos regalos inesperados, tantas horas dedicadas a mi cuidado y al de mi familia, tantas comidas preferidas preparadas con tan buen hacer … es el momento, más que nunca, de mostrarle cuanto la quiero.

Mi amiga y el calor con el que ella hablaba de su abuela, distante en el tiempo y lejana en la distancia, me motivaron a mi a escribir sobre las mías y a procurar tenerlas más presentes mientras todavía gozo de su presencia. Quizá este sencillo escrito logre que otras personas hagan lo mismo …. De ahí mis ganas de compartirlo.

Dedicado a ti

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sobre la muerte

Sobre la muerte

En la vida de toda persona hay temas que terminan por hacerse recurrentes. Son aquellos que cada dos por tres acaban apareciendo por nuestros pensamientos para trastocarnos. En mi vida personal he logrado identificar los dos más importantes: EL AMOR y LA MUERTE. Del primero he hablado y escrito largo y tendido y, a pesar de que en una época de mi vida me hastié, sigo haciéndolo siempre que surge la oportunidad. Del segundo no suelo hablar tanto, excepto una vez que escribí sobre la muerte de un amigo . Será quizá por haber oído hasta la saciedad la máxima de mi abuela: "No habléis de eso, que ya viene solo".

Si bien el amor suele ser un tema recurrente por su ausencia, el caso de la muerte es más preocupante aún, pues es precisamente su inexorable presencia la que me abruma. Hace poco comentaba sobre esto con Cecilia, una amiga argentina que estuvo de visita en España, y que también compartía esa excesiva preocupación. ¿Será normal a mis 26 años? Lo cierto es que no es una preocupación nueva, ya hace años que persiste.

En el fondo uno no sabe si es una preocupación buena o mala. Por un lado pienso que es bueno ser consciente de que la muerte puede acaecer en cualquier momento pues ello puede provocar que uno evite conductas de riesgo, sea capaz de ver posibles peligros, etc. Por otro lado, en el caso de llevar esa conducta al extremo, se convierte en un sin vivir al estilo de la película Destino Final y podemos llegar a creernos que la muerte tiene un plan y nos persigue.

En mi caso ha habido un par de ocasiones en las que me he visto cerca y ha pasado por mi mente el pensamiento de: "De aquí no salgo vivo". Ambas me marcaron lo suficiente como para estar un tiempo alejado de las posibles causas de mi muerte. Ahora lo que me asusta es el dicho de: "A la tercera va la vencida".

En realidad, analizándolo fríamente, no es la muerte a lo que tengo pánico. Es a no vivir. Aunque pueda parecer obvia esta afirmación la diferencia radica en que no me asusta ni el momento de morir ni lo que venga después, pues creo firmemente que no hay nada tras la muerte, lo que me incomoda es pensar que el mundo va a seguir y yo no voy a estar aquí para verlo, que en el mundo pasarán cosas que no veré, que la gente seguirá haciendo sus vidas y yo no, que la Tierra continuará girando sin contar conmigo, el Sol saliendo y poniéndose y no lo veré, las estaciones transcurrirán como siempre y no las disfrutaré, las olas seguiran golpeando las rocas con su vaivén y no lo contemplaré, ... y todo ello escapará de mi observación: por que ya no estaré.

Es la sensación de que algún día me iré dejándome multitud de cosas por hacer, detalles por observar, muchísimas palabras por decir, sentimientos por expresar, historias que contar, temas de los que hablar, materias de las que aprender, lugares por visitar, gente a la que conocer, ... me iré muy a mi pesar, sin quererlo y sin poder remediarlo, por lo menos momentáneamente. La gente llorará por mi ausencia y yo no podré llorar por todas las presencias que desaparecerán.

Suena triste pero es así. No por evitar hablar de ella va a dejar de estar presente. No por escudarnos en nuestro miedo vamos a lograr esquivarla. Quizás sea justo al contrario: teniéndola presente comencemos a esforzarnos por realizar todo aquello que perdemos al morir.

A mi de momento me quedará una cosa menos por hacer y es darles las gracias a todas aquellas personas que han formado parte de mi vida.

80 años y ... aun presente

80 años y ... aun presente

Hoy 1 de junio de 2006 habría cumplido 80 años una de las mayores divas del cine: Marilyn Monroe o Norma Jean Mortensen como se llamaba de soltera. Derrochaba sensualidad por todos costados con su dulce voz, su físico de órdago y sus contorneantes movimientos e hizo (y aún hace) las delicias de mucha gente. Por desgracia, bajo mi punto de vista, sólo existen un par de actrices capaces de llegar a provocar un recuerdo similar en el futuro: Nicole Kidman y Scarlett Johansson. Nada comparable a las magníficas Rita Hayworth, Anita Ekberg o Greta Garbo (que son mis preferidas)

Hace poco hablaba con un amigo de cómo me encantan las mujeres “a la antigua” que prefieren insinuar antes que enseñar, a las que les gusta ser seductoras en vez de arrogantes con los hombres, que cuidan cada detalle: su forma de andar, hablar o comportarse; que destilan fragilidad y anhelan la protección masculina frente a las que hacen ostentación de su independencia femenina, que realzan su femineidad en vez de despreocuparse totalmente de ella. Marilyn encarnaba en escena todas esas cualidades. Eso junto con un físico espectacular (por algo la llamaban “El Cuerpo”) y una muerte temprano contribuyeron a hacer crecer el mito. Un mito que más de 30 años después de su muerte aún vive y sigue enamorándonos a muchos. No exclusivamente de ella en sí sino de la imagen de mujer que transmite.

Durante los próximos meses se celebrará en Barcelona en el Palau Robert (Passeig de Gràcia esquina Diagonal) una exposición con objetos de coleccionista que una vez pertenecieron a Marilyn. Entre dichos objetos se encuentran vestidos de sus películas más famosas (hay una réplica del de “La tentación vive arriba”), el cenicero donde encontraron las pastillas que provocaron su muerte, unas braguitas de seda, etc. Merece la pena ir a echarle un vistazo al legado póstumo de la rubia platino más famosa de todos los tiempos.

Sobre la prostitución (parte II)

Hace pocos días escuché otra noticia en la radio relacionada con el tema de la prostitución que volvió a suscitar en mí interior una reflexión al respecto. La noticia en sí es que el ayuntamiento de Barcelona estaba estudiando incrementar la edad para ejercer de prostituta a 21 años con el fin de ponerles las cosas más difíciles a las mafias extranjeras que operan por estos lares y que se dedican a engañar a jovencitas en sus países de origen para traérselas. Por otro lado oí una estadística escalofriante que mencionaba que tan sólo el 5% de las mujeres que se dedican a ello lo hacen por elección.

Cuando se le llama el oficio más viejo del mundo es porque realmente siempre ha existido y parece complicada su erradicación actual. Sin embargo, ¿funcionarían algo mejor las cosas si los gobiernos fueran compuestos en su gran mayoría por mujeres? Sinceramente creo que sí. La prostitución que se ofrece es en gran mayoría de sexo femenino. Si ese tema a algunos hombres nos parece degradante y vejatorio (mientras otros lo consideran necesario) supongo que a la inmensa mayoría de mujeres les resultaría repugnante y decidirían intentar acabar con él de una manera firme y decidida. Es algo que nos toca a todos de lleno pero principalmente lo sufren ellas. Es cierto que es un ejemplo más de leyes de oferta y demanda. Un sencillo mercantilismo sexual. Es justamente eso lo triste: comercializar lo privado y de manera involuntaria cuando no forzada en un altísimo porcentaje de los casos. Otro tema sería analizar qué lleva a buscar ese tipo de servicios. Precisamente eso es lo que han querido evitar en Suecia mediante la instauración de leyes, de dudoso éxito, que castigan a los clientes en vez de a los oferentes.

La reflexión sobre los clientes en pos de satisfacción sexual merece un punto y aparte. ¿Por qué goza de esa fama entre el hombre español el "irse de p*tas" (sic)? ¿Sucede igualmente en todas las culturas? Conciben el sexo sin más como el que va a un bar a tomar algo. Se juntan en grupo para ir y luego hablan de sus hazañas. ¿Buscan la juventud? No entendería entonces la presencia en nuestras calles y carreteras de mujeres de edad considerable y nulo efecto sobre la libido ¿Anhelan lo que no tienen en casa o simplemente dan rienda a sus impulsos más básicos? ¿Qué sucede con las mujeres? ¿Tienen sus impulsos bajo control o asistiremos dentro de un tiempo a una equidad en el mercado de la oferta?

Ahora, dejando a un lado la seriedad del tema y sin ganas de frivolizar, quería comentar la observación que motivó otra reflexión y que tiene que ver con el color más usual con el que visten las prostitutas. ¿Por qué van de blanco? Ese color está asociado desde antaño a la pureza, la castidad, la virginidad. No es un color clasificado entre los calientes como podría serlo el rojo, naranja, etc. Tampoco es para aliviar el calor, pues la mayoría se las ingenian para parapetarse tras los parasoles más inverosímiles. Supongo que no habrá ninguna razón concreta. ¿Será la moda de temporada o simplemente se copian unas a otras?

 

P.D: La primera parte de este artículo puede leerse aquí :

No hay muerte en el recuerdo

Ayer viendo un episodio de los Simpson en el que muere un saxofonista que le encanta a Lisa su madre le dijo una frase similar a la del título para animarla. La frase más o menos fue: "Nadie muere del todo mientras conservemos su recuerdo". Esa sencilla frase evocó en mi el recuerdo de alguien que de vez en cuando aparece fugazmente por mis pensamientos.

Era mi mejor amigo de los años de colegio. Lo conocí al trasladarme a una nueva escuela en 4º de EGB (ya ha llovido bastante de eso). Congeniamos rápidamente. Me invitaba habitualmente a su casa y con él descubrí el mundo de las videoconsolas. Recuerdo perfectamente a qué jugabamos: Nintendo NES y el juego Probotector. Nos entendíamos superbien jugando a futbol. No hacía falta mirarle para saber donde estaba y hacerle, o que él me hiciera, el pase de gol. Además en la portería era un verdadero gato.

Acabó el colegio y coincidimos durante unos años en el instituto. Al principio fuimos a la misma clase y seguimos con la amistad. Luego entablamos cada uno amistades por nuestra cuenta pero siempre estaba ahí. Fue entonces cuando le dio la época de graffitero (firmando como "FISHU"), del skate y del hardcore-punk del estilo de Pennywise.

Pese a no recordar la fecha exacta sí puedo visualizarme leyendo el periódico en un nefasto día y releyendo acerca del estado grave de varios jóvenes del barrio de Sant Llorenç que tuvieron un accidente (así llaman también por desgracia a las imprudencias) en el tramo final de la Avda. Barcelona. Exceso de velocidad, suelo mojado y un camión mal aparcado. Pese a ir de copiloto, el volantazo del conductor que llevó al coche a impactar con el lado derecho en la esquina de la caja del camión lo condujo al hospital. Varios días en coma de los cuales jamás saldría.

Recuerdo claramente leer sus iniciales J.Q.C y el barrio de procedencia y presentir que era él. Han pasado ya varios años de aquel día pero puedo revivirlo con la misma claridad. Se me eriza el vello al escribir sobre él. Siento indignación al saber que unos "amigos" lo mataron. Involuntariamente, quizás. Inconscientemente, seguro.

Eventualmente aparece por mi mente su recuerdo, saber que jamás me lo volveré a encontrar me sume en una tristeza profunda. Pasar por delante de su bloque de pisos donde habíamos compartido tantos momentos me lleva a pensar en su madre y cómo lo debió/debe estar afrontando. Por desgracia no pude ir a su entierro. Sin embargo he decidido ir a "verle". Tengo que armarme de valor pues odio los cementerios desde lo más profundo de mi ser.

Conservo en agendas antiguas algunos de sus graffitis en papel, conservo una foto de clase que tiene más de 13 años y sigo conservando su recuerdo. Me cuento entre otra más de las personas que hacen que no estés muerto para siempre.

In memoriam de José Quijada Carrasco

 

Juan 5:28, 29 : "No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio."

Hechos 24:15 : "y tengo esperanza en cuanto a Dios, esperanza que estos mismos también abrigan, de que va a haber resurrección así de justos como de injustos."

 

---------------

Añadido el 22-05-2006

Aprovechando una visita al cementerio pregunté por él y visité su columbario con sus cenizas y vi la fecha de su nacimiento y de su muerte

(6-11-1980 // 18-9-2000).

6 años ya .... ¡cómo pasa el tiempo! Y sin embargo ahora sé dónde encontrarlo cuando llegue el día.

 

Exteriorizando sentimientos

La reflexión de hoy va dedicada a un proceso que creo que todos padecemos en algún momento de nuestras vidas y que se ve acentuada en los períodos en los que no se tiene una pareja estable al lado.

Cuando se dan todas esas circunstancias se puede incurrir en un comportamiento que desconociendo si esta tipificado con algún nombre técnico llamaré el "síndrome de la pareja ausente" y que consiste en sustituir a los amigos del sexo opuesto por nuestra pareja y hacerlos objeto de atenciones similares, es decir, exteriorizar nuestros sentimientos en ellos.

Cosas que efectuaríamos, no únicamente pero sí especialmente, para una persona en particular se extienden a una o varias personas que no ocupan un rol particularmente relevante en nuestras vidas sentimentales más allá de la amistad establecida.

Así acciones tales como: grabar un CD con las canciones preferidas de uno, dejar leer escritos personales, bailar la canción que te motiva bailar con tu pareja, etc ... pasan de ser un simple acto a ser la evocación de algo más.

Bueno, este es mi punto de vista al respecto. Si diverge del vuestro no dudeis en comentarlo. 

Sobre la prostitución



Al viajar durante estos últimos días por diversos puntos de la geografía catalana me he dado cuenta de la gran cantidad de prostitutas presentes en las carreteras más frecuentadas.
Supongo que las habrá de todos los tipos: las que lo hagan por costumbre adquirida (vicio me sonaba muy fuerte), las que se hayan visto "obligadas" (no encontrar otra salida para el sustento diario) y las que han venido engañadas.
Quería centrarme en este post en este último grupo. El otro día leí que, a diferencia de las que vienen de Sudamérica, las que vienen de países del Este de Europa suelen tener estudios universitarios. Además cabe reseñar que suelen ser unas bellezas y jovencísimas. Me dio por pararme a pensar en cómo puede cambiar la vida de una chica de estas a la cual le dicen que viene a España a trabajar de algo diferente y acaba envuelta en una red de trata de blancas como esas que tanto abundan.
Cuan diferente hubieran sido sus vidas si en vez de topar con esos malnacidos que las someten a eso hubieran dado con cazatalentos, gente que busca modelos, castings para actrices etc.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mi cita favorita .....

Con ese sencillo título comienza la reflexión de hoy. De hecho es la exposición "pública" de algo que percibí hace tiempo y que comenté en cierto foro . El asunto a tratar es la consabida frase de los perfiles de MSN: "CITA FAVORITA".

Si uno se navega un poco de perfil en perfil (acabo de tomar unos perfiles al azar) observará respuestas de lo más variopintas como por ejemplo: "SoY CoMo SOY CoN L XiCo K KiErO, DnD? Me Da iGUaL ", "
mmm.. No xÉ si M k0n0cS ya SaS KoM sY¡¡ y si no na En La PlAyiKa a La LuZ d La La LuNa...Grrrrr:P "

Mi observación trasciende el tan denostado lenguaje SMS que es lo único que la generación pos 1985 parece entender y repara en la respuesta a la pregunta. O más bien en qué piensan los niños/adolescentes de hoy. ¿En qué pensáis vosotros cuando os dicen "Cita favorita"?

La primera acepción de la RAE de la palabra cita es :

1. f. Señalamiento, asignación de día, hora y lugar para verse y hablarse dos o más personas.

y la tercera es:

3. f. Nota de ley, doctrina, autoridad o cualquier otro texto que se alega para prueba de lo que se dice o refiere.

Hasta la RAE da más importancia al encuentro entre personas que a la mención o referencia a algo postulado por otra persona. ¿Cual es la diferencia pues entre las generaciones 70-80 y las más recientes? Sencillamente, nosotros hemos crecido con libros a nuestro alrededor y ellos crecen con programas del corazón.

¿Alguien puede preguntarse como estoy seguro de qué acepción quería usar Microsoft para los perfiles de su MSN? En inglés tales palabras no son homógrafas (favourite date vs. favourite quote) por lo tanto averiguando qué pregunta se plantea en un perfil inglés se sale de la duda. Evidentemente la presente es "quote" es decir preguntan por la frase dicha o escrita por tal persona que más te ha impactado en vez de por la situación ideal para un encuentro amoroso (sic.) (otra reflexión sería por qué todas las citas se ven como amorosas)

Por cierto una de mis citas favoritas con toda la polisemia que conlleva (xD) sería: "Siéntate con una chica guapa durante una hora y te parecerán diez minutos. Eso es relatividad" (Albert Einstein)

¿Una pareja para toda la vida?

¿Una pareja para toda la vida?

Inauguro esta sección de "La reflexión del día" donde de forma breve quiero exponer un tema en el cual me haya parado a pensar en el día en cuestión. En Catalunya Radio los miércoles dentro del programa "Els matins de CatRadio" presentan un espacio de características parecidas llamado "El sentit de la vida" donde plantean preguntas más o menos filosóficas y analizan lo que diversas personas han ido diciendo al respecto durante el transcurso de los años. Luego el público envía emails o llama por teléfono para participar. Me gustaría que vosotros, mis lectores, participárais también.

A continuación explicaré la idea que pasó fugazmente por mi mente hoy y su desarrollo.

Vivimos en una sociedad en la cual la gente está sometida a los cambios constantemente. Cambiamos de empleo para intentar mejorar, cambiamos de casa porque nos cansamos del entorno, cambiamos de estilo de vida dependiendo de las facetas de nuestra vida en las que nos hallemos, cambiamos de "look" cuando nos hartamos de vernos igual, cambiamos de coche cuando nos parece que se nos ha quedado anticuado o ha dejado de gustarnos.

Dejado de lado conceptos monogámicos unidos a la religión: ¿Pensáis sinceramente que estar unidos a una sola persona durante toda la vida es algo beneficioso o contraproducente? ¿Qué pros y contras le veis?

Entre mis "pros" estarían: la estabilidad, la intimidad de una relación "uno a una", la complicidad que se crea.

Entre los "contras" el más destacado sería la disminución de las posibilidades de ampliar las miras, es decir, el llegar a ver el mundo de otras maneras diferentes, crecer más aun interiormente asimilando gustos y costumbres de las nuevas parejas.

Ahí queda esta reflexión. ¿Qué opináis vosotros?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres